Páginas

2/8/13

Perderme

Perderme
en la nada.
Nada es cierto y la nada es todo cuando las certezas dejan de soñar.
Perder
hasta la nada cuando no tenemos más nada que hacer.
Perderme
en esta noche que invita a morir como de costumbre
en esta noche que no duerme en mi cama
en esta noche con las piernas cerradas.
Perderme
en los por qué y sus quimeras,
en este diario sin fechas ni lugares.
Andar
perdido
en la sensaciones que son las extremidades de los instantes,
sus piernas y brazos que patean y aprietan.
Perderme
en los ojos que miran
porque los ojos son la osadía de la luz,
las extensiones de las vísceras,
de lo de adentro, lo que realmente duele
cuando se anda perdido.
Perderme
en las sombras que encontramos cuando volteamos la mirada hacia adentro.
Perderme
en esta noche que invita a morir como de costumbre,
con tu nombre en mi bolsillo.
No aseguro nada.