Páginas

12/6/13

Nube n.9



Sin autocensura, di las cosas y vuelvelas a repetir. A veces alto, a veces entre dientes, a veces en sílabas y otras despacito. Cambiando de tono, ritmo, modulación y otros rasgos imperceptibles a la hora de vaciar el corazón. Baila sobre mi lengua lo que quiero decir, hacerte reír, hacerte venir, a mi. Aquí. Decírtelo todo al oído, de frente, de repente. El vals de las palabras bonitas y por ende sonrientes. Descodificar aquello que reflejas por medio del verbo y colar lo que sientes. Y si no dices nada pues que se callen las calles, el tráfico en la hora pico, los pajaritos de madrugada, los perros atados en un patio ladrándole a su libertad, los árboles en las aceras deseando no estar en la ciudad, el reloj que marca el paso del tiempo, la gente que cree que lo sabe todo y por ahí que se callen los que no saben de ná, ellos que hablan por hablar, que se calle el maldito mundo. No quiero oir más nada, con la excepción de oir latidos, besos y el mar; nunca está de más oir la verdad.