Páginas

13/6/13

Ella (3)

La obviedad de tu mirada no dejo espacio para las dudas. Te marchaste llevándote las sensaciones de vuelo en tus ojos, la incertidumbre de nuestros cuerpos al vestirnos junto al café de las mañanas y las tostadas que encontraban cobijo en el suelo.
Debí imaginarlo, mas sigo buscando en los espejos, en la cocina, en los libros que dejaste en el baño, alguna hebra de tus rizos que pueda dar un indicio de tu cuerpo.
Solo encontré el silencio de la almohada, algunos versos de la Pizarnik aferrados a mi espalda, miles de siluetas, recortes de revistas, colillas de cigarrillos y alas de mariposas en el segundo cajón de la mesita de noche. En tu lado de la cama encontré partes de mi sonrisa, esas que no alcanzaron escapar contigo enredadas a tu pelo.