Páginas

12/3/14

Para LM Panero. (16 de junio de 1948 - 5 de marzo de 2014)

Eran las doce en mis ojos
las doce en mis labios
y mis labios comían mis narices.
Leopoldo María Panero.

No es poesía lo que en tus tetas busco,
sino buscar el malditísimo motivo
de porque sigo encontrando mis miedos
debajo de mi almohada,
que no me aporta nada,
no me da oxígeno cuando mi apnea ataca.

No haré mutis sólo porque
las puertas de la ciudad ya no gimen
cuando les atraviesa la vergüenza.

Ya no rugen las calles de esta ciudad, Panero.
Ya no tiemblan de miedo las dudas.
Ya la heroína no es tan buena como en el 92, Panero.
Ya no pasan de los 35 los yonkis,
Ya no sirven para nada dos mil pesetas.

Así que vete y descansa
recuerda que no sirve de nada
cagarse en Franco mientras te folla un pez
en medio de tu eternidad privada.

Ahora es trabajo de otros
cagarse en el psiquiátrico
donde ultimamente te hospedabas.

Ya no rugen tus quejas, Panero.
Ya nos toca a nosotros cagarnos en el fin.

Fernando Peralta Cruz
Bronx, NY