Páginas

12/6/13

Llueve sobre Santo Domingo



Y llueve de nuevo sobre Santo Domingo. Llueve duro y todos torpes,
jugando a llegar tarde o pretendiendo a llegar temprano,
todo lodo, aguas negras y viejitas con fundas del super en la cabeza imitan a sonreír,
las calles se llenan de cachondeo y los abanicos dan frío,
los lunes seguirán siendo serios y los martes de vagabundería.

El agua cae y el zinc de mi abuela sonaba muy duro,
yo arropando mis demonios que juegan poker ignorando mi niñez,
me lavo las manos, lavo las tuyas y me quedo mirando el lavamanos.
Voy por baby wipes, que ya se acabaron mi amor.

Vuelve y llueve sobre Santo Domingo y no me dan ganas de nadar,
me mando corriendo hacia la mata de mango solo para que mami me mande a bajar,
los muñequitos me calman y mi abuela premiándome con un plato de concón.
You are not gonna make it kid, me dice el anuncio en la tv.

Los dominicants por doquier, la bulla sigue y el agua cesa.
Yo, como siempre, le dejo todo a la trompeta de Baker o Miles,
regalo otro café y me voy un momentito a Fiddlesticks por una Guinness.
Oh New York, estás todos los días aquí conmigo.

Ya no llueve sobre Santo Domingo y las persianas me asechan.
Ya no llueve sobre Santo Domingo y me hace falta un mango, los muñequitos y tu sazón.
Ya no llueve sobre Santo Domingo porque mi bulto esta hecho.