Páginas

16/12/13

El tiempo (Divagaciones)



El tiempo te enseña que no hay caminos en el lado oscuro del silencio. Que la peor parte del olvido son sus "por qués", que dejan sin azules los cielos, sin melancolía los vasos vacíos. Te enseña que la magia que en su momento unió dos tierras a lo largo de un mar siempre caribe, siempre atómico, siempre mar, duele. Te enseña que tu mejor compañía cuando se camina sus calles en sus noches de llovizna sin dirección son una petaca y unos cuantos cigarrillos. El tiempo te enseña que el tiempo no lo puede curar todo cuando juegas a seducir el olvido subiendo sus faldas, tomándolo por las nalgas y recitándole versos malditos. Ni siquiera echándote al olvido puedes olvidar. El tiempo te enseña que es tan fácil perderse aun cuando se conoce el camino de memoria. Que cuando no se quiere aceptar que se esta perdido, dar vueltas y tropezar mil veces, es tan dulce. Es tan dulce la crueldad de buscar ese cuerpo en otros cuerpos. Buscar esa voz en otros silencios. Buscar el olvido en su recuerdo. Es tan dulce pretender encontrar la sonrisa en la tristeza. El tiempo te enseña que los caminos siempre son los mismos, lo único que cambia son las suelas de los zapatos. El tiempo te enseña que no hay caminos en el lado oscuro del silencio. Y a la luz de lo que se desea no hay oscuridad en el silencio del tiempo.