Páginas

20/9/13

Espejismo


El azul del cielo de este domingo se aleja
trae de las piernas una noche que promete
fantasmas y sed.
Una noche con todo un cielo donde nadar 
sin esperanzas de ahogarme en la orilla
con la necesidad de fragmentar el cuerpo
y darle de comer al pecado.  

Emerger de la botella y preguntar al viento quien la frotó
para darme cuenta de que no fue nadie,
regresar a ella
para salir otra vez y repetir
la misma pregunta.

Abrir los ojos y ver que ya el azul se aleja
y sentir como esa noche que trajo de los pies
ocupa todo mi cuerpo
que espera ese cielo para nadar y calmar el calor de esta obsesión.

El azul del cielo de domingo ya se alejo
y me pregunto
para que sirve el azul de un cielo de domingo
si no puedo ahogarme en la orilla 
de ese cielo que trae la noche.