Páginas

19/8/13

Los versos son sus burdeles

Los habitan gerundios transgénicos
infinitivos alcohólicos
adjetivos travestidos
chulos y parqueadores
semidioses con placas oficiales
santos a puntos de caer
activistas de green peace
putas que aun no saben que lo son
damas que si saben que son putas,
todas las voces
sudando bajo el sol cosmopolita
del caribe.
Entran
así como la noche entra por las ventanas
y la rutina se lanza por el balcón
y nos cogen sin prisa
con el tiempo atado a nuestras muñecas
Entran,
despacio,
así como las monedas entran en la vellonera
y nos desprenden el deseo de la cintura.
Entran
así como esas voces que atormentan las noches de lunas a medio vestir.
Entran
en dirección,
siempre,
hacia la muerte del día.

Los versos son sus burdeles